TOXINA BOTULINICA  A 


 

Tratamiento de arrugas con toxina botulínica A

Los músculos responsables de la expresión facial está firmemente conectada con la piel en la cara. Si se tensan estos músculos mímicos, se produce un pliegue visible. La tensión repetida de los músculos faciales conduce a una profundización permanente de los pliegues faciales a lo largo de los años.

Arrugas mímicas

La toxina botulínica A es una sustancia que reduce la incrementada actividad muscular mímica. Por lo tanto es ideal para el tratamiento de arrugas, como las arrugas horizontales de la frente y las patas de gallo. Con sólo una inyección de toxina botulínica A es suficiente para evitar la formación de dichos pliegues.

Las inyecciones antiarrugas

En muchos casos los pacientes tratados parecen mucho más jóvenes y más relajados. La expresión de la cara sigue siendo natural, porque un remanente de expresiones faciales se preserva. El aspecto rígido, que se obtiene después de las operaciones de estiramiento faciales es posible de evitarse. El efecto completo se alcanza generalmente después de aproximadamente 14 días y se mantiene en un promedio por cuatro a cinco meses, incluso mas tiempo si se realizan inyecciones continuamente. Dado que el sitio tratado siempre se regenera y no ocurren cambios permanentes, la aplicación con toxina botulínica A se considera un método de tratamiento médico-cosmético seguro. Estas inyecciones con toxina botulínica A puede repetirse tantas veces como se desee sin ningún problema y puede combinarse fácilmente con ácido hialurónico para el tratamiento de arrugas.

Zonas de tratamiento

Para el tratamiento anti-arrugas, son necesarias solo unas pocas gotas de una solución muy diluida de toxina botulínica A ya que es muy eficaz, la cual se inyecta con unas cánulas ultrafinas exactamente en el músculo a tratar. Estas perforaciones son apenas perceptibles. En pocos días, se muestran los primeros resultados, la piel parecerá más suave, las líneas y arrugas de la cara desaparecerán.